El gol se marcó por la derecha: Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia

Mientras México le hacía un juegazo a Alemania, en Colombia celebraban las elecciones con mayor participación en su historia. Mientras Neymar se lanzaba al campo buscando una falta, Iván Duque, un joven de 41 años fue electo presidente de los colombianos


Por: Luis Samuel Maduro. Periodista.

Del Táchira. No es familia de Nicolás


El pasado domingo 17 de junio los colombianos definieron en segunda vuelta su presidente para el periodo 2018-2022. El vencedor fue el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, con el 53,98 por ciento de los votos (10.373.080) y se posicionará como nuevo ejecutivo el próximo 7 de agosto en la Casa de Nariño. El candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro perdió con el 41,81 % de los votos (8.034.189), logrando una votación histórica para la izquierda colombiana. Fue la primera vez que un representante de esta corriente política pasaba a segunda vuelta.

El voto en blanco que fue polémico en las urnas obtuvo un 4,20 de los votos (808.368). El Registrador Nacional Juan Carlos Galindo reiteró que no tendría validez de resultar sumando la mayor cantidad de votos, puesto que sería un voto simbólico de protesta como lo establece la ley electoral.

El sol empezó a caer en suelo colombiano y cuando el reloj marcaba las 8:00 de la mañana, iniciaron con la apertura de los puestos de votación para que más de 36 millones de colombianos habilitados para votar decidieran el futuro del país por los próximos cuatro años. La jornada inició de forma tranquila y sin contratiempos, según Juan Carlos Galindo, solo tuvieron una pequeña complicación con la instalación de unas mesas de votación y no pudo comenzar a la hora estipulada, él Registrador no señaló en qué lugar fue exactamente.


En el recorrido que realizamos en Pluma Volátil en medio de este ambiente futbolero electoral, pudimos percibir que los primeros en participar en algunos centros de votación en Bogotá fueron las personas de la tercera edad, periodistas y justamente los jurados de votación. En la capital, la estrella dorada salió a relucir desde muy temprano y a medida que pasaban los minutos se intensificaba su potencia, haciendo que los votantes que caminaban hacía Corferias, que es el punto de votación más grande de Colombia, buscaran la sombra para desplazarse al emblemático lugar y evadir el fuerte calor, que no es común en Bogotá.

Elecciones mundiales

En la localidad de Engativá en la urbe capitalina en el occidente de Bogotá a unos metros del centro comercial Diver Plaza Álamos, asistí muy temprano y ejercí mi derecho al voto. En comparación a la primera vuelta me pareció que estaba participando más gente a esa hora de la mañana, por lo menos en mi centro de votación. El proceso fue muy rápido, habían varias personas en la entrada del centro verificando su mesa y un guía de la Registraduría indicando la ubicación de las mesas que normalmente son modificadas para cada elección.
Precisamente, una de las consultas fue la comparación de votantes, y la relatividad se hizo presente en algunos puntos de votación se veía más gente y en otros menos. Freddy Parada en el pabellón 4 de Corferias resaltó: “Pues, veo una participación prácticamente igual, siempre salió bastante gente a votar. El proceso fue muy rápido, todo muy fácil. Ya había venido la vez pasada y con los mismos datos de la vez pasada ingresa uno directamente para cumplir con el derecho y la obligación”, dijo en la salida.


Los alrededores de Corferias por el corredor de la Avenida Esperanza, parecía una feria comercial, un toque carnavalero y sin ninguna duda la fiebre por el Mundial Rusia 2018. La gente recorría este corredor junto a sus pequeños hijos, sus mascotas disfrazadas y hasta familiares que acompañaban a votar, pero ya habían participado en otro lugar. Todo esto llegaba hasta donde se encontraban los puntos de la policía, donde se encontraba un corredor para mujeres y otro para hombres, con el fin de hacer la respectiva requisa para mantener la seguridad del lugar.

Las personas llegaban a votar de forma tranquila, cosa que en Venezuela no pasa, porque como ya conocemos allá se siente la tensión por el poder del gobierno y su partido PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), oposición al gobierno, pero que siempre rondan las polémicas en los 23 estados del país y el Distrito Capital por posibles fraudes y demoras en la publicación de resultados.

En Colombia, estas elecciones eran tal vez la que mayor generaban tensión, porque por primera vez se enfrentaban dos extremos: La derecha, que siempre ha gobernado el país y la izquierda, que por primera vez quería tomar las riendas de la nación.
“Sí hay tensión, pero más que tensión siento que los colombianos tenemos incertidumbre por lo que pasará”, acotó uno de los votantes bogotanos. La opinión en cuanto a la tensión estaba muy dividida, aunque la jornada transcurrió con total normalidad y no se conocieron grandes complicaciones en el proceso. Un colombo-venezolano, quién nació en Barranquilla y vivía en Maracaibo, actualmente se encuentra en la metrópoli capitalina resaltó: “La tensión se debe a los rumores que han salido de las dos campañas, para desprestigiar a la otra. Además, porque puede haber un cambio drástico que cambiaría en gran parte el funcionamiento del país”, comentó.

Lee también: Jennifer y su temor al voto en Venezuela

La fiebre del Mundial Rusia 2018, que empezó desde el pasado 14 de junio, llegó en un momento donde los colombianos tenían que asistir a la votación, pero la pasión del fútbol los hizo participar muy temprano, muy tarde o algunos prefirieron quedarse en casa y que los demás elegieran por ellos. Una pregunta que realizamos fue: ¿Usted cree que el gol se hará por derecha o por izquierda?, las respuestas fueron muy equilibradas, algunos expresaron no saber de fútbol y no entendieron bien la analogía, particularmente me llamó la atención la declaración de un muchacho con una vestimenta particular al mejor estilo rockero, mencionando, “Ese gol, será un golazo olímpico”, replicando que tal vez la diferencia era muy grande o había alguna sorpresa al finalizar las votaciones.
El reloj seguía corriendo y el tiempo se agotaba para los electores, algunos de ellos estaban viendo partidos como el de Costa Rica versus Serbia, Alemania ante México y Brasil con Suiza, por lo que les agarró la tarde para votar. Otros estaban en un festejo del Día del Padre atípico por ser ley seca, una mezcla de eso y exceso de confianza en el cálculo del tiempo hicieron que el tiempo agotara. “No voy a votar, prefiero quedarme viendo los partidos, ya sabemos que va a pasar en las elecciones”, replicaba un señor propietario de una cigarrería en el occidente de Bogotá.

A partir de esto los electores que estaban inconformes tenían unas incógnitas en su cabeza por no estar de acuerdo con ninguno de los candidatos, no sabían, ¿ir a votar en blanco o no votar?. Al final más de 800 mil personas votaron en blanco y mostraron su inconformismo y el 47% restante del censo electoral no votó por distintas razones.
Los candidatos se pronunciaron, uno con la felicidad del deber cumplido y otro sintiendo que se puede convertir en una gran oposición al gobierno. Las redes sociales se llenaron de alegrías, tristezas, felicitaciones y los infaltables memes que siempre nos sacan sonrisas en cualquier momento, así sea el de mayor. Un punto resaltante es que en menos de una hora ya se conocía el presidente como lo mencionó la Registraduría General de la Nación. Indudablemente un proceso muy rápido y entretenido por la dinámica. En Bogotá ganó el candidato que no fue electo y es un punto de análisis, aunque claramente la diferencia en otras regiones fue muy amplia por parte del presidente electo, logrando sacarle más de 2 millones de votos de diferencia, representados en 12,93 puntos.

Al final de la noche y comienzo del día lunes, se escucharon en varios puntos de Bogotá, ráfagas de pólvora por varios minutos y en Twitter los capitalinos se preguntaban si era por la elección de Iván Duque como presidente o la celebración de los más de 70 años de Millonarios, el equipo de fútbol. Se mencionó que los hinchas del azul capitalino tenían preparada esa quema de fuegos pirotécnicos.
Hoy Colombia amaneció tranquila con la decisión tomada, todos fueron normalmente a sus lugares de trabajo y estudio, no hubo alteraciones de orden público. Así mismo, ahora sí empieza la fiesta del Mundial y esperamos muchos goles ya sea de derecha, centro e izquierda los disfrutemos con pasión. Ya la política quedó de un lado y todos esperan los partidos del Mundial, en donde los casi 50 millones de colombianos se unen sin importar su pensamiento e ideología política.  Muchos esperamos que Duque pueda lograr la mejor gestión para los próximos 4 años en beneficio de los colombianos en cada región y rincón de la nación, con el fin de formar una sola familia llamada Colombia.


Cobertura especial de Pluma Volátil estrenando equipo. 

Fotos: Luis Samuel Maduro.

Foto principal: AFP


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.