Neivy Moreno: una vida llena de matices

Síguenos en nuestras redes sociales:

Gurú del fitness y superadora profesional


Neivy triunfó en el mundo fitness y también en otros escenarios no sin antes vivir experiencias que la marcaron


Por: Antonio Romero. Fanático de Leones.

Le gusta la radio. También el cigarro


Para contar esta historia entreviste a esta mujer por una semana (hubiese sido menos tiempo pero entre sus ocupaciones y las mías el tiempo no nos sobra) espere encontrarme con alguien un tanto ególatra, tal vez con ese ego un poco maltratado por algo que recientemente marcó su vida, sin embargo me conseguí con una persona humilde, sincera, feliz, sobre todo feliz, con unas ganas de continuar enormes. Esta es la historia de Neivy Andreina Moreno Mendoza.

Capítulo 1.- La primera oportunidad

El día 24 de noviembre del “a ti que te importa que año” (por mi seguridad guardare el secreto) en una clínica de Lagunillas, estado Zulia Victor Moreno se encontraba entre la angustia y la emoción de ser padre, miraba constantemente el reloj y sonreía nervioso a sus familiares. En la sala de parto a Neyda Mendoza le realizaban la cesaría para traer al mundo a su primera hija. Luego algunas horas la vida le da la primera oportunidad a Neivy Moreno quien como es costumbre irrumpe en este mundo con un llanto que llena de alegría las caras de sus padres.

Neivy cuando tenía un añito.

Neivy creció en las calles de las Delicias Nuevas un barrio de la ciudad de Cabimas y junto a su hermano Nervis (nacido casi dos años después) llenaban de dolores de cabeza a sus padres con sus travesuras. Amelia, Henry, Taty, Chiqui y osnelvy, amigos del barrio, se unieron luego a estos hermanos para jugar y hacer maldades; se denominaban “La pandilla de los 7” y eran los encargados de sembrar terror en la mente de sus familiares.
“Éramos unos amigos que nos criamos como primos, del colegio íbamos a la casa de unos de nosotros además teníamos una casa club hecha de lata y todo. Allí la cabecilla era Neivy se hacía lo que ella decía”, comentó Nervis Moreno, hermano de la protagonista de esta historia. 
Las mañanas las pasaba en la Unidad Educativa Juan XXIII, con sus buenas calificaciones aplacaba un poco los castigos por sus maldades; por ser la líder de esa “pandilla” esta niña blanca, hermosa, de ojos achinados parecía ser muy poco femenina, se le podía ver frecuentemente dejar sus muñecas a un lado y tomar los carritos de su hermano, correr de manera desmesurada por las calles al paso de los otros niños, llegar toda desarreglada y sucia después de una faena de juegos o tal vez montada en algún árbol recogiendo frutas. Y su hermano, su pobre hermano menor era el blanco perfecto para sus maldades
“Me gustaba decirle que era adoptado que lo encontramos en un basurero, le decía eso hasta hacerlo llorar”, explicó Neivy.

Pero un momento, no todo era maldad. Además de ser muy buena estudiante soñaba con ser médico pediatra, se imaginaba curando y ayudando a los otros niños; como dice el viejo dicho “todo malo es cobarde” sucedió que por aquellos días de su infancia era frecuente que no le provocara comer, dejaba algo de comida en su plato y solo bastaba con mostrarle una cucaracha muerta para que devorara todo (aun asegura sin temor a equivocarse que las cucarachas pueden matar).
El tiempo no para y pronto se vio convertida en una adolescente, con linda figura, buena estatura, mismos ojos achinados, misma piel blanca. Como un intento de rescatar su feminidad su mama comenzó a llevarla al salón de belleza donde no pasó desapercibida, uno de los estilistas la motiva a participar en los concursos; a pesar de que no se sentía lo suficientemente bonita o femenina para ingresar a estos eventos se decidió a hacerlo siempre obteniendo buenos resultados. Más allá de esos logros, de aquella época de pasarela, trajes de baño y vestidos le quedo un gran aprendizaje. “Fue una época muy importante porque allí me descubrí como mujer. Descubrí que solamente por ser mujer arreglarme, ponerme bonita, todo ese tipo de cosas era bella”, dijo. 

El bachillerato culmino y decidió ir a cumplir su sueño de ser pediatra. Sus buenas calificaciones le abrieron un espacio en la facultad de medicina de La Universidad del Zulia. Pero luego de tres años sucedieron varias cosas que hicieron que analizara un poco más su decisión.
“No soportaba ver los cadáveres, ni ver la piscina de muertos; me deprimía”, explicó.

Además de la famosa piscina de cadáveres de la facultad de medicina, el año 2002 fue un año bastante complicado para muchos venezolanos y la familia Moreno no sería la excepción. La señora Neyda quedaba sin empleo; siendo ella el mayor apoyo económico para su carrera, toma la decisión de abandonarla definitivamente para buscar otras opciones y brindar apoyo en su hogar. Trabajó en varias empresas reconocidas en el país, su trabajo duro le llevo a obtener el puesto de jefe de recursos humanos, pero faltaba algo, no se sentía cómoda encerrada en una oficina, sentía que algo debía cambiar.

Capitulo 2.- Un buen gusto a la salud

De repente se encontró tal vez por primera vez sin control de su vida, comenzó a indagar dentro de sí para buscar la respuesta, la solución para salir de ese encierro que sentía; la encontró nuevamente en la salud pero esta vez de una forma diferente.
“Traté de ubicar que era lo que me gustaba y era todo lo que tenía que ver con la salud, comencé a buscar asesorías profesionales de nutrición, de cómo cambiar mi alimentación y poco a poco fui creciendo en ese aspecto y allí fue cuando decidí entrar de lleno a las redes”, expresó la joven zuliana.

Comenzó a postear sus recetas las cuales tuvieron una gran aceptación, mucho mayor a la que ella esperaba lo que hizo que se sintiera con el compromiso de estudiar más sobre “la cocina saludable” y a través de esto ayudar a las personas que deseaban tener una alimentación sana y con buen sabor; en otras palabras darle un buen gusto a la salud. La gente comenzó a pedir más, no le bastaba con ver sus recetas en las redes sociales sentían la necesidad de aprender y comenzaron a pedir talleres en las diferentes ciudades del país. Agobiada un poco por el éxito inesperado de esto, se preguntaba cómo iba a enseñar, como viajaría. Con la ayuda de Wilfredo Ulacio y Sara Carreño otros dos influyentes en redes con respecto a este tema, comenzaron con los talleres a nivel nacional, recorriendo varias ciudades del país con mucho éxito, yendo de igual manera a programas de radio, revistas, televisión que ayudaron a que este proyecto creciera y se convirtieran en pioneros de la cocina saludable. Pero no es el reconocimiento o la fama lo que llena a este ex concursante de belleza de satisfacción, es cumplir con aquel sueño de cuando era niña; ayudar a sentirse mejor a los demás es lo que la hace feliz.
 
“Que una persona me diga: mi papá es diabético, le preparé tu receta y le encantó. Que me escriba: mi mamá cumplió años y pudimos hacerle la torta gracias a ti, mira baje 20 kilos gracias a tu menú saludable. Eso es el mejor regalo que he podido tener, el poder ayudar a los demás siempre ha sido lo que me ha gustado”. 

La vida le sonreía; esta decisión de abandonar la carrera y dejar su trabajo estaba dando frutos, no solo económicamente, le brindaba la posibilidad de brindar ayuda lo cual la hacía feliz. Pero la mayoría de las historias de vida tienen una parte esencial, algo que llega e irrumpe te ayuda a tomar decisiones arriesgadas.
Mientras en Venezuela Neivy pasaba sus días entre talleres de cocina saludable, entrevistas y redes sociales; en Colombia Mauro Medina (conocido como Magofit) un joven venezolano que estaba teniendo éxito como entrenador en ese país pensaba escribir un libro dedicado a la vida fitness, buscaba quien pudiese asesorarlo en materia culinaria. Un amigo le facilita el número de una venezolana que hace talleres sobre comer saludable y comienzan las conversaciones para incluir estas recetas en su libro; luego de algunos días los mensajes cambiaron de tono, dejaron de ser sobre comida saludable y comenzaron a tener digamos otro sentido. Mauro decidió ir a Venezuela para conocer a esta mujer que se había robado su corazón. Ella ir a Colombia a constatar que tan real era este nuevo proyecto amoroso. Entre las muchas conversaciones y tertulias se puso sobre la mesa la posibilidad de trasladar el proyecto a otro país, cambiar la estabilidad que tenía en Venezuela por un nuevo comienzo; y de nuevo el amor gana otra batalla. Tomo sus maletas con un tanto de miedo e incertidumbre y fue a comenzar una nueva vida afuera.
“Llegar a otro país me dio mucho miedo, tuve mucho tiempo sin dar siquiera el primer taller porque no sentía la seguridad de estar en otro sitio; obviamente tienes que ganarte el país donde ahora estas. Antes colocaba muchas recetas con ingredientes de Venezuela; luego poco a poco fue utilizando las redes para dar a conocer que estaba en Colombia, a utilizar los productos colombianos para abrir ese horizonte, me sentí con la seguridad de dar el primer taller, gracias a dios fue un éxito y así fueron muchos”, confesó. 

Y así el boom de la cocina saludable de Neyvi Moreno llega a Colombia, además de ir a diversas ciudades solicitaron sus servicios de chef en otras naciones como Panamá y Estados Unidos; de nuevo los medios de comunicación adoraron la belleza y el talento de esta venezolana. Fue portada de revistas especializadas en el entrenamiento, fue a varios programas de televisión, estuvo en estaciones radiales; ese viaje dejó de ser una incertidumbre convirtiéndose nuevamente en algo exitoso. Junto a Mauro Medina se convirtieron en una especie de pareja gurú del fitness, lo que hizo que el trabajo aumentara; para aliviar un poco esta carga laboral se unieron a ellos Nervis (su hermano) y Jhoana Rubio (mejor amiga y cuñada).

Capítulo 3.- Segunda oportunidad

El día 12 de febrero de 2016 junto a Mauro se preparaban para el “Expofitness” en Medellín donde además de ser los embajadores del evento tenían uno de los más grandes stand; ella preparaba las comidas para el viaje pues decidieron ir por tierra, además de frutas deshidratadas y productos de su marca “Fitlife” para llenar su puesto en el sitio, Jhoana la ayudaba con la comida, Mauro organizaba junto con Nervis las luces, los videos, productos, rotativas con la intención de dejar todo listo para salir a las 5:30am. Mientras arreglaban todo comenzó a sentirse insegura acerca del viaje.
“No es usual que mi papá y yo estemos conversando por chat. Ese día hablamos por un buen rato; al final cuando se despide lo hizo con muchas bendiciones, en ese momento me dio como un sentimiento muy extraño. Se lo comenté a Mago pero me tranquilizo ya que anteriormente habíamos viajado por carretera”, comentó. 

Luego de acostarse un poco tarde el 13 de febrero de 2016 todos se levantaron temprano para salir a la hora acordada. Mago seria el conductor, Nervis acordó con Neivy para que ella fuese el copiloto mientras él dormía para luego cambiar de lugar, Johana iría en los puesto de atrás. El viaje transcurría con total normalidad por la avenida El Dorado (una carretera principal que conecta Bogotá con Medellín) Neivy voltea a ver los puestos de atrás y observa a su hermano y su mejor amiga dormidos, sonríe pasa la mano cariñosamente por el hombro de su novio y vuelve a mirar el camino. Luego de dos horas de viaje los ojos comienzan a pesar, el trabajo que llevo organizar todo comienza a pasar factura, el sueño la vence.
Minutos después un fuerte ruido la hace abrir los ojos, escucha a su hermano gritar desesperadamente su nombre, Mauro la mira con preocupación y con gesto de dolor, Johana no se mueve, ve todo lleno de sangre, cierra los ojos de nuevo pensando que todo es una pesadilla, siente manos sobre su cuerpo personas que estaban cerca del accidente la ayudan a salir del vehículo; la recuestan en la grama, todo era confusión, dolor; escuchaba a las personas que le brindaron su ayuda solicitar números telefónicos de quien contactar, desde allí vio como sacaban a su hermano quien no paraba de gritar su nombre, como ayudaban a Jhoana quien se encontraba inconsciente, y a varios hombres tratando desesperadamente de sacar a su novio ya que la puerta se había atorado, cierra los ojos nuevamente deseando con todas sus fuerzas que eso fuera un sueño, los abre y ve a su hermano con una señora junto a él tomando su mano.
“Tengo leves recuerdos. Apenas estaba ya fuera de la camioneta una señora me sostenía la mano orando conmigo, yo le decía que se quedara conmigo, gritaba el nombre de mi hermanita no tenía fuerzas ni para abrir los ojos y si lo hice no lo recuerdo”, mencionó Nervis Moreno. 
Tomó su teléfono para enviar una nota de voz a su mamá informándole que habían tenido un pequeño accidente, seguía observando con incredulidad lo ocurrido, las personas cerca de ella, de los demás ocupantes del vehículo, preguntó por la situación de los demás una señora le informa que su mejor amiga está inconsciente que se encuentra bastante mal, sintió un gran miedo, desesperación, pensó qué hacer, cómo ayudar, y buscó lo que para ella es la mejor ayuda de todas.
“Me fui a snapchat, donde son seguidores activos y lo que hice fue pensar tengo que pedir oración, que estemos bien que salgamos de esta. Para mí el poder de la oración es tan grande que lo primero que se me vino a la mente fue activar una cadena de oración, grabé un video y pedí que oraran por nosotros. Estoy súper segura que una de las cosas que nos permitió seguir vivos fueron esas personas orando”, agregó Neivy.

La camioneta en que viajaban impacta con la seguridad que divide los dos sentidos de la autopista para luego salirse de la vía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Los paramédicos llegaron y la primera en irse fue Johana quien aún no reaccionaba, luego Neivy, Mago y Nervis fueron trasladados a clínicas cerca de la Dorada. En Cabimas Estado Zulia la familia Moreno Mendoza escuchaba el mensaje de voz dejado por su hija quedando muy preocupados, buscando obtener más información de lo ocurrido, comenzando la búsqueda de pasajes para el país vecino. De vuelta a Colombia las ambulancias llegaron a pequeños centro de salud que no contaban con lo necesario para atender las heridas. Ella, su hermano y su novio fueron trasladados para la clínica Medical en Kennedy, Bogotá, Johana fue trasladada hasta a Asotrauma en Ibagué todavía inconsciente. Sus pensamientos iban de un lado a otro, la salud de su hermano, su novio, y la preocupación de lo que le había dicho aquella señora sobre el mal estado de su mejor amiga.
“quede inconsciente luego del accidente, desperté justo cuando me estaban quitando la ropa, con toda mi cara llena de sangre, ya que sangraba por los ojos y la nariz”, mencionó Jhoana Rubio.

Ya en la clínica recibe la noticia de la posible amputación de la pierna. En las otras habitaciones Mauro presentó problemas serios en la pelvis, tobillo y columna, Nervis entra en coma y a kilómetros de distancia Jhoana presenta fracturas en su rostro y su pierna, necesitaban autorización de los familiares para realizar las intervenciones. Al día siguiente en el Zulia la familia Moreno Mendoza se dirige de Maracaibo a Caracas a tratar de conseguir un vuelo a Bogotá para estar con sus hijos. En Colombia las cosas siguen empeorando los tres pacientes de la clínica en Medical han perdido mucha sangre se necesita transfusión, pero hay un detalle importante los tres son O- un tipo de sangre bastante raro y muy difícil de conseguir. El 15 de febrero la señora Neyda llega a la clínica en Bogotá con la esperanza de ver a sus hijos en buen estado; y allí firma la autorización para que se realicen todas las intervenciones que sean necesarias para salvar la vida de sus muchachos.
Luego de varias entradas a pabellón de cirugía, los médicos le informan a la familia que la parte vascular de la pierna estaba progresando bien, que harían todo lo posible para salvar su pierna sin embargo a su hermano solo le daban un 20 por ciento de probabilidad de salvarse información que decidieron ocultarle a Neivy. De igual forma seguían necesitando sangre y debido a la dificultad de conseguirla los médicos autorizan que entren teléfonos en su habitación y la de su novio para aprovechar su influencia en redes; conjuntamente con personalidades de los medios colombianos solicitaron que gente con este  tipo de sangre se acercara a la clínica para ayudarlos a salvar sus vidas; la sangre comenzó a llegar, Colombia respondió al llamado, sin embargo los costos estaban por superar lo que la familia podía costear. Entonces Cabimas la tierra que vio crecer a Neivy decidió aportar su granito de arena; familiares y amigos de los hermanos Moreno aportaron ayuda económica además de organizar colectas en las calles para recaudar los fondos necesarios para los gastos de la clínica.
“Sé que se activaron muchas ayudas, muchas personas nos postearon, artistas, familiares, amigos, desconocidos, de verdad se activó una ayuda muy muy bonita de la cual siempre estaré agradecida. Para mí fue algo sorprendente porque gracias al apoyo de todas esas personas es que nosotros estamos vivos; si no hubiésemos tenido ese apoyo no lo hubiésemos logrado nunca”, expresó Neivy.

Luego de varios días Nervis sale del coma para reencontrase con quien lo ayudo a despertar, Neivy Moreno.

El teléfono además de ser una herramienta para conseguir el extraño tipo de sangre se convirtió en un puente para poder contactar con su novio, con quien no había podido hablar luego del accidente; Jhoana pedía prestado un teléfono para avisarle su estado de salud; sintió alivio, su mejor amiga la que vio inerte en la grama, de la que lo único que había escuchado fue un “está muy mal”, la que llevaron a otra clínica, le daba señales de vida, su hermano seguía en coma pero esa información no la manejaba, creía que estaba fuera de peligro.
Luego de unos días y muchas operaciones la pierna mejora no deberá ser amputada, en su futuro mucha terapia para recuperar la movilidad, un nervio totalmente dañado, muchas secuelas, mucho dolor y mucha paciencia ese sería el menú. La puerta se abre y entra una silla de ruedas, levanta la cabeza y es Mauro quien viene sentado en ella, es inevitable llorar, las ganas de levantarse a abrazarlo eran inmensas pero sus heridas no se lo permitían; él se acerca sin poderse parar de la silla y como se los permiten sus cuerpo se reencuentran entre lágrimas, abrazos, besos. Días después es Jhoana quien entra y nuevamente las lágrimas y abrazos son protagonistas. Nervis su hermano aquel que tenía pocas probabilidades de vivir despierta del coma.
“El punto más extraordinario fue cuando ella me despertó de estar inconsciente, solamente con su voz; me pusieron un video que ella grabo para mí y yo escuchándola imagine su cara y eso me hizo despertar”, comentó Nervis. 

Los cuatro vivos, maltratados bastante maltratados pero vivos; luego de muchos días de estar entre las paredes de una clínica son dados de alta, la recuperación es el próximo largo y tedioso paso.
Han pasado 365 desde aquel día, los médicos no mintieron la recuperación ha sido lenta, dolorosa y si hay secuelas; un nervio en el pie izquierdo aun dificulta su movilidad, caminar es algo complicado aún, ha sido un ir y venir de las clínicas. Mauro pues cada vez mejor caminar tampoco le es fácil pero ha ido avanzando mucho, Jhoana mucho mejor yendo a la clínica frecuentemente para revisar sus heridas pero fuera de peligro al igual que Nervis. 
“Todo esto ha sido un proceso largo que tienes que hacer mucho fortalecimiento, muchos ejercicios para activar las fibras activar nuevamente los músculos; la verdad no me voy a poner a pensar lo que a nivel psicológico esto me puede afectar, porque si extraño entrenar pero sé que tengo que salir adelante con esto, no hay marcha atrás soy una mujer con una situación difícil y tengo que afrontarla. Además tengo muchas personas que me animan y están pendientes de mi recuperación, para mi es importante demostrarles a ellos que no importa lo que esté pasando siempre se puede salir adelante”, reflexionó. 

Neivy y Jhoana no importa como, pero siempre juntas y divirtiéndose.

Bueno este fue el resumen de una vida llena de matices. De líder de una pandilla a reina de belleza, de reina de belleza a estudiante de medicina, de estudiante de medicina a
 jefa de operaciones, de jefe de operaciones a cocinera saludable, de cocinera saludable a influyente, de influyente a estar al borde de la muerte, de estar al borde de la muerte a luchadora de la vida. Porque en esta semana que tuve la oportunidad de hablar con ella y conocerla un poco más a fondo noté que su fortaleza real no está en la cocina saludable o las pesas y entrenamientos, está en esas ganas de ayudar a los demás que tiene desde niña, está en esas ganas de recuperarse para demostrar que se puede y motivar a otros a lograrlo. Tal vez algunos “haters” (que nunca faltan) dirán que ella solo me mostró una máscara, a ellos les digo que no, no creo que tengan razón porque como algunas buenas historias esta continuará y hay que comprar cotufas para ver, porque les aseguro que lo que está por venir será increíble.

“Maltratados pero vivos” les esperan muchas terapias, muchas horas de hospitales y clínicas, pero felices luego de esta segunda oportunidad.

Texto: Antonio Romero
@temiromero
Fotos cortesía Neivys y Nervis Moreno


 

 

Síguenos en nuestras redes sociales:

9 thoughts on “Neivy Moreno: una vida llena de matices

  1. Testudo y digna de admiración de tan GRANDE MILAGRO… Como olvidar tanta valentía, tanta fortaleza, paciencia, ganas de vivir y un millón de cualidades más que en un comentario no imposible expresarlo todo.

  2. Que mujer ¡¡¡ esa sonrisa q contagia, esa entereza q anima y motiva, alguien q inspira. Cuan orgulloso debe estar DIOS. Un abrazo a esta super mujer, se le quiere montones

  3. Mis amigos Neivy y Nervis! Guerreros… Testimonio de vida… Las segundas oportunidades no se le dan a cualquiera… Las peores batallas, soló se le dan a los mejores soldados… Un super abrazo a esos 4 guerreros…

  4. Ufffff…. No todos los días ni todas las personas tienen esas oportunidades…. Gracias al Dios todopoderoso salieron del peligro y van hacia adelante…. Es un enorme sentimiento de felicidad que me embarga de ver como después de un pronóstico negro, empiezan lentamente a salir los rayos de luz. Por eso hay que aprovechar cada día para ser feliz y hacer feliz dentro de las circunstancias que tenga cada persona. Me alegro mucho por ellos. 😊

Deja un comentario