“El Yupi”de Cabimas

Síguenos en nuestras redes sociales:


Por: Rafael David Sulbarán. Periodista

Come pan dulce. Ayer pasó por el Yupi.


Cada ciudad tiene su encanto, sus vainas malas y cosas feas claramente, pero definitivamente siempre tienen alguna cosa buena qué contar, un sitio agradable dónde pasarla chévere, un señor que venda jugos buenos y baratos, la familia que vende empanadas no muy buenas pero grandes y a buen precio…cada pueblo tiene lo suyo.

Pluma Volátil nació en Cabimas, así como su creador, el que está escribiendo estas líneas que tanto cuesta plasmarlas en la pantalla en medio de estos turbulentos días de Venezuela, días donde es difícil, bastante cuesta arriba sonreír soltarse el estrés, pero bueno yo siempre he dicho que uno debe tratar de no encerrarse en cosas malas y hacer tipo “La vida es bella” y soñar por un rato que todo está bien o al menos vivir un ratico la cosa. Por eso escribo ahora confesando que salió de la nada como varios de los buenos textos que tengo en este espacio que va a cumplir seis años.

Transitaba por el área petrolera de Cabimas, en La Salina y se me vino a la mente fotografiar un sitio muy particular de la ciudad en una zona de las más antiguas y transitadas a pesar de que pareciera estar acaparada por el tiempo. Desde la avenida Hollywood hasta la avenida principal cruza una calle que sinceramente no recuerdo su nombre en este momento, si es que lo tiene. Esa calle que le pasa por un lado al edificio central de Petróleos de Venezuela en La Salina (antiguo edificio Lagoven), por un lado al Campo Las Cúpulas y también al Campo Urdaneta, urbanizaciones petroleras construidas a partir del boom del hidrocarburo a principios del siglo 20. Esta calle también tiene como sede a un patio de tubos industriales y a la clínica de Pdvsa, en otrora una gran estructura de las más modernas de latinoamérica. Pero todo eso que les mencioné es solo un adorno de lo que hace famosa esta vía en el pueblo cabimense.

Una especie de puente que da paso a una zanja proveniente de Campo Urdaneta le da vida al “Yupi” como es conocida esta “subidita” que es una montaña rusa incorporada a la ciudad. ¿Por qué se le dice así? Bueno porque al transitar esa vía en algún vehículo a una velocidad considerable (ni muy rápido porque sino el efecto es corto) y pasar por encima del puente al subir y bajar se siente una especie de cosquilla en el estómago muy similar al producido por esos baches invisibles en las alturas con los aviones o el que se siente en una montaña rusa al bajar velozmente una pendiente. esta sensación es agradable para unos cuántos pues, /a quién no le gustan las cosquillas?

Por esa razón los cabimenses denominan a ese sitio, vía o lo que sea el “Yupi”, aunque algunos también la llaman “La Cosquillita” o “La Subidita”. Hay personas que salen a pasear por Cabimas y transitar por allí es casi obligado y algunos pasan, se devuelven, pasan de nuevo, dan retroceso, vuelven a pasar hasta que el estomago les pide tregua. “Si vas a Cabimas y no vas al Yupi no estuviste en Cabimas”, expresó un usuario en nuestras redes, precisamente donde se inspiró este artículo, el cual decidimos redactar luego del éxito de nuestro post en Instagram y e Twitter mostrando al Yupi brindando alegrías a los ocupantes de un vehículo.

El Yupi es parte de Cabimas, una tradición prácticamente y bueno con esta publicación arrancamos una serie que denominamos “Somos de Cabimas, haciendo honor a nuestra ciudad natal donde expondremos cosas particulares de esta región que podrá no ser la más bonita del mundo, pero que definitivamente tiene su encanto. Ya saben, si vienen a Cabimas me contactan y les hago un tour por el Yupi.

Aquí dejamos las opiniones de varios usuarios, así reaccionaron ate nuestro post. Ya saben, pueden comentarnos y contarnos cómo ha sido su experiencia con el Yupi.

Ángel Gordillo: “Imagináte, yo viví en Campo Urdaneta y Las Cúpulas…obligado transitar ese puente toda mi infancia”.

Andreina La Cruz: “Chacho de niña le decía a mi papá “dale duro pa… Yuuuuupiiiii” jajajaja…se lee raro, pero era lo más inocente del mundo en aquel momento…qué recuerdos tan bonitos de mi infancia en Cabimas, donde nos entreteníamos con cualquier tontería…como dicen por ahí “éramos felices y no lo sabíamos”, y lamentablemente ahora lo añoramos…”

Jolimar Gómez: “Jajajajaa muchacho ¡Eso es épico! Va de generación en generación y no nos cansamos”.


Foto: Rafael Sulbarán

Síguenos en nuestras redes sociales:

Deja un comentario